isao tomita pictures and art exhibitions

novembro 20, 2007 - Uma resposta

pict01bi.jpg

Isao Tomita posee un verdadero talento en la trascripción de música clásica al sintetizador. Trabaja el sonido a disposición de su emoción y personalidad, sin importar la coherencia o estética musical. Para Tomita, el sonido no tiene porque poseer una ligación especifica entre uno y otro.

“Cuadros de una exposición” adquiere nuevos significados en virtud a la sensibilidad y al sensato hacer del autor. Él reinventa el paseo original por el museo con un toque de teatro y humor, pero con un sentido dramático propio. En un ambiente y atmósfera de ciencia ficción dan a esta versión un extremo espacio personal.

Lo convierte en un paseo a través de una galería de arte, como en las profundidades de una galaxia ajena y propia a la vez, que no lo hace del todo en algo guiado por los mismos sentidos.

En la obra prevalecen los sonidos del mundo natural y de la tierra: el trueno y la erupción volcánica. Ambos temidos por la humanidad durante muchos siglos como la ira de Dios. Sin embargo, el despliegue de los truenos ha demostrado ser el sonido causado por un fenómeno eléctrico, es decir, un sonido electrónico.

El sonido volcánico se produce a partir de una erupción o por un impacto, dando a entender un roce de sustancias en cuestión; más tarde esa dinámica de los sonidos fueron hechos por los instrumentos de martillos, fuelles para hacer fuego, etc.

Con el paso del tiempo en la obra, estos sonidos se van transformando gradualmente en instrumentos musicales. En la actualidad el soplar, golpear, frotar, etc. se han incorporado en muchos instrumentos musicales en una orquesta sinfónica.

El sonido expresivo eléctrico se denomina así, porque deriva casi de manera natural de las emociones subconscientes del artista, como un sonido artificial que realiza una máquina. Sin embargo, creo que sonidos expresivos naturales implican sonidos directos como el crujido de las hojas por el viento, el murmullo de un arroyo y el sonido de las olas golpeando a la orilla.

En los pianos, violines, flautas y otros instrumentos que Tomita utiliza para dar esta determinación a sus escalas musicales y los métodos de resonancia que están hechos por el fantástico arte del compositor, dan formas a sonidos que no son intrínsecamente naturales, sino mecánicos.

En comparación con los instrumentos tradicionales, los instrumentos musicales eléctricos que el maestro Tomita utiliza, no tienen mas de 50 años, sus formas todavía parecen no ser estrictamente creadas, por lo que el espectador puede desorientarse.

Estos nuevos instrumentos equivalentes en capacidad de virtud al violín o al piano, todavía no figuran de manera completa, pero creo que hemos de hacer más esfuerzos para estudiar instrumentos musicales eléctricos para el futuro.

El maestro Tomita, ha utilizado una gran variedad de instrumentos en la producción eléctrica de sonidos y control de dispositivos, como es el caso de “Cuadros de una Exposición” lo que me ha alentado ha percibir el error del sonido como un esfuerzo musical, como una producción verdaderamente expresiva, que evoca las emociones de una gran experiencia musical y por sobre todo muy gratificante.

Cristhian Caje, Puebla México.

a piquena venecia a grande venezuela.

junho 19, 2007 - Leave a Response

dsc01166.jpgdsc01167.jpgdsc01169.jpgdsc01170.jpgdsc01171.jpgdsc01172.jpgdsc01173.jpgdsc01174.jpgdsc01175.jpgdsc01176.jpgdsc01179.jpgdsc01180.jpgdsc01194.jpgdsc01197.jpgdsc01198.jpgdsc01199.jpgdsc01200.jpgdsc01202.jpgdsc01203.jpgdsc01209.jpgdsc01210.jpgdsc01213.jpgdsc01215.jpgdsc01216.jpgdsc01219.jpgdsc01231.jpgdsc01249.jpgdsc01254.jpgdsc01259.jpgdsc01258.jpgdsc01261.jpgdsc01265.jpgdsc01267.jpgdsc01272.jpgdsc01273.jpgdsc01276.jpgdsc01271.jpg

PROBLEMA III

maio 17, 2007 - Leave a Response

¿Puede justificarse moralmente el silencio de Abraham frente a Sara, Eliécer e Isaac?

Temor y temblor, el libro de Kierkegaard, que centra su atención en un pasaje bíblico, en el que Dios le pide a Abraham que sacrifique a su hijo Isaac en el monte Moriah. El libro, a manera de un Evangelio de fabulas, analiza este hecho proponiendo diversas situaciones por las que Abraham tuvo que vencerse a sí mismo, y luchar contra su propia naturaleza, para dar muestra de su fe sin poder comprender.

Él considera a Abraham, por el sufrimiento angustiante que vivió, como el héroe del cristianismo, pues es quien captó la verdadera esencia del camino de un servidor de Dios, la humillación propia, la aflicción, la subordinación y la pena son algunas de las pruebas por las que pasa. Es el hombre que deja de, por encima de su primera esfera para entrar en un estado donde pocos han caminado. El estado religioso.

A este estado solo se llega mediante una relación subjetiva muy personal y auténtica con Dios por medio de la fe. Representa el paso definitivo que tiene que dar el hombre. Sólo si renuncia a sí mismo, para superar las limitaciones que la realidad le impone, accede a lo trascendente, a Dios y a la verdadera individualidad. La Trascendencia como tal.

Kierkegaard propone tres estados en los que puede conjugar el individuo en su camino por la vida: El estético, el ético y el religioso.

El acto de fe que hemos visto en Abraham, no pertenece al estado estético, ya que en el, el hombre se conforma con una vida placentera rica en dolor y compromiso. La preocupación aquí es arrancarle a la existencia el máximo placer posible, aunque después desemboque en la nostalgia, la insatisfacción o el anhelo de vivir pasados goces. Lo bueno para él es todo aquello que es bello, que satisface o que es agradable. Este hombre vive enteramente en el mundo de los sentidos y es un esclavo de sus propios deseos y estados anímicos. El individuo es definido como ser sensible y psíquico, él es el ser oculto. El acto moral consiste en revelar su secreto para manifestarse en lo general, si permanece en lo oculto comete un pecado y entra en una crisis de la que no puede salir sino manifestándose. Si no hay un interior que justifique el hecho de que el individuo como tal es superior a lo general, la conducta de Abraham es insostenible. El acto de fe no es una inmediatez primera, sino un inmediato posterior. La primera inmediatez es considerada dominio estético. La existencia como prioridad.

El silencio de Abraham extrapola una categoría límite entre los conflictos estéticos y éticos.

En el estado ético el hombre se afirma cada vez más en el mundo de las relaciones humanas y descubre en sí mismo que la verdad es la subjetividad. En este estadio se manifiesta el sentimiento de responsabilidad ante compromisos adoptados. El individuo se decide por el matrimonio, por una profesión o una actividad social. El ser en sí.

La ética no dispone de ningún azar, exige una manifestación. Lo estético ordena una manifestación, pero sale de cuidado por un golpe de azar, la ética reclama una manifestación.

El silencio que Abraham guardaba se presenta como la trampa del demonio cuanto mas lo guarda, tanto mas temible también es el demonio, pero el silencio también es un estado en el cual el individuo toma conciencia de su unión con la divinidad. Existe una relación privada entre Abraham y la divinidad.

Él ha guardado silencio a Sara, a Eliezer y a Isaac. Silencio semejante, que hasta en el nuevo testamento podría ser aprobado. Menosprecia las tres instancias morales. La ética no tenía para él la más alta expresión que la vida en familia. La estética autorizaba e incluso exigía del individuo el silencio, cunado, callándose, podía salvar a alguien. Esto demuestra en demasía que él no estaba bajo un dominio estético.

El no puede hablar, pues no puede dar la explicación definitiva, una prueba donde lo moral constituye la tentación. Hace dos movimientos: este y el de la resignación infinita, en el cual renuncia a Isaac. Cumple en todo momento el movimiento de la fe. Dice en efecto “No, eso no sucederá y si sucede, el Eterno me dará un nuevo Isaac en virtud de lo absoluto” con esto queda demostrado que él como individuo se encuentra en una relación absoluta con lo absoluto.

Cristhian Caje.

ARTE Y SOCIEDAD. (suciedad)

maio 17, 2007 - Leave a Response

El arte en su función social, sobre todo por la oposición a la misma, se posiciona solo cuando este se hace autónomo a su propia crítica. Al cristalizar como algo peculiar en lugar de aceptar las normas sociales, la crítica por su mera existencia, reprocha los puritanos de cualquier confesión. Todo lo que sea estrictamente puro, que se halle estructurado por su propia ley inminente, está haciendo una crítica muda, esta denunciando un rebajamiento que supone un estado de cosas que se mueven en la dirección de una total sociedad de intercambio, en lo que todo es para otra cosa. Lo asocial del arte es la negación determinada de una sociedad determinada.

Reflexionar acerca del sentido que tiene el arte, es importante, no sólo por las razones estéticas que ya de por sí justifica el cometido, sino por la urgencia de la sociedad actual de repensar la naturaleza humana, marcada por una lógica de consumo. Se trata de abandonar el lugar de lo utilitario y reconocer a través del arte otro lugar. La razón sólo deja de ser dominadora si acepta la dualidad de sujeto y objeto, interrogando e interrogándose siempre el sujeto ante el objeto, sin saber siquiera si puede llegar a comprenderlo.

El pensamiento de Theodor Adorno se inscribe dentro de la corriente dialéctica que define el pensamiento crítico del pasado siglo. Para Adorno, la crítica y el pensamiento crítico se ven cercenados y esterilizados por las expresiones culturales de la sociedad industrializada.

El arte siempre lleva en el fondo una relación, no un compromiso con lo real y nada es más real que la ficción, que lo solo estético. La simulación es lo único que no se simula. La ficción es la última de las realidades con la vida y con lo social, siempre que exista por el arte mismo. Allí está en un continuo encuentro la finalidad sin fin del arte, el existir por existir que experimenta los riesgos de la desaparición. También el arte será hecho social en oposición a la sociedad, a lo establecido, oposición que adquirirá sólo cuando se haga autónoma y logre el “desvío” o trasgresión de la norma.

El arte está lleno de ilusión, de vacíos, de silencios, en el arte no se puede perder, por eso nunca será un reflejo absoluto del mundo sino la “ilusión exacerbada. En el arte, como en el juego, habitamos el espacio de lo imaginario, lo que finalmente nos ayuda a entender la vida o apostar por el misterio de ella.

La necesidad del arte es ampliamente ideológica, se podría vivir sin arte no solo objetivamente, sino dentro del ámbito de lo anímico de los consumidores, quienes cambian sus gustos sin esfuerzo al variar las condiciones de su existencia, los gustos del consumidor siguen la ley del menor esfuerzo.

Por lo tanto, cuando la crítica de la razón se hace presente, lo hace también en la apariencia del arte. La estética; la cual se hace cargo de la categoría de verdad, crítica que va implícita en el concepto de arte, se dice que el arte es magia liberada de la mentira de ser verdad. El arte se aparta de la concepción tradicional, juzga a la verdad como inadecuada.

El artista se ve en la necesidad de elegir en las tendencias antiformalistas, impulsadas por la fácil soberanía que ejerce la sociedad, las otras tendencias parecen como limitadas por la división del trabajo, como herederas en lo posible de ingenuas ilusiones burguesas.


Cristhian Caje

san gil.

abril 14, 2007 - Leave a Response

san-gil-013.jpgsan-gil-036.jpgsan-gil-024.jpgsan-gil-022.jpgsan-gil-021.jpgsan-gil-018.jpgsan-gil-015.jpgsan-gil-014.jpg